Hervidero de biodiversidad
La naturaleza se impone con fuerza en los territorios aledaños al río Bogotá en la cuenca baja. Lagunas místicas, bosques secos tropicales, cascadas y reservorios de fauna son tan solo unas muestras de su sobredosis biodiversa.

En las montañas de Tena está la laguna de Pedro Palo, un cuerpo de agua de 21,hectáreas bañado en mitos y leyendas por haber sido un sitio de pagamento para los muiscas, paso de la campaña libertadora y parte de la expedición Botánica.
La laguna de Pedro Palo en Tena es el cuerpo de agua más conservado de la cuenca baja del río Bogotá. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.
Ocho reservas naturales de la sociedad civil protegen a la laguna, cuyos dueños evitan que los turistas lleguen a bañarse en sus aguas o adentrarse en su espesa vegetación. “Pedro Palo cuenta con 34especies de aves y es hogar de osos perezosos, ñeques, lapas, cusumbos, osos de anteojos, cuchas y un tigrillo carmelito. Entre sus bosques hay cedro, amarillo, encenillo, caucho, aliso, laurel, yarumo, cucharo y nogal”, dice Roberto Sáenz, propietario de la reserva Tenasucá.
Cuevas donde habitan miles de murciélagos de 1especies, son unos de los atractivos de la reserva Mana Dulce en Agua de Dios. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

En el caluroso municipio de Agua de Dios, Constanza Mendoza lleva 1años protegiendo el bosque seco. Mana Dulce, una reserva natural, es un relicto de este ecosistema con 90 hectáreas repletas de árboles como ceibas y palmas, cuevas con 1especies de murciélagos, un imponente mirador y senderos abiertos por los animales que pueden ser visitados por los amantes de la naturaleza. “Tenemos identificadas cerca de 220 especies de aves, en su mayoría endémicas. Al mes vienen en promedio 300 personas, quienes salen mojadas, llenas de barro, sudadas, pero felices después de vivir esta experiencia ambiental”, dice Constanza.
El bosque seco es uno de los ecosistemas más amenazados en Colombia. En Agua de Dios, una reserva natural se dedica a protegerlo. Foto: Jhon Barros.
El Parque Natural Chicaque, una mancha verde de 31hectáreas incrustada en los bosques andinos de San Antonio del Tequendama, cuenta con 1kilómetros de senderos empedrados, siete tipos de bosque, tres quebradas de aguas cristalinas y 3.000 especies vegetales y 200 de aves. https://toletienda.com/mejor-muebles-de-tena. “Cada árbol de Chicaque es como un jardín botánico pequeño, lleno de helechos, musgos y bromelias. Los robles habitan en el bosque de niebla, uno de los más vulnerables a desaparecer en Colombia. Este sitio está abierto al público, cuenta con zonas de camping, un hostal ecológico y nidos en árboles con alturas superiores a los 2metros de altura”, asegura Nelly Maldonado, ingeniera forestal del parque.
Centenares de turistas, amantes de la naturaleza, visitan cada semana el Parque Natural Chicaque. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.
En Cachipay, Luis Neftalí Leguízamo es el gran defensor del río Bogotá. Todos lo llaman  MacGyver, porque de joven tenía un enorme parecido con el protagonista de la serie norteamericana. “Desde 200soy veedor del río Bogotá, es decir que denuncio los impactos que atenten contra ese río que tanto amo. Llevo cuatro años como primer guardabosque del municipio, la profesión más linda del mundo. Me encargo de sembrar conciencia ambiental entre los pobladores, les digo que no boten basura ni colillas al piso y que cuiden los árboles y ríos”.

 MacGuiver es el defensor del río Bogotá en el municipio de Cachipay. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz..